La querella est encabezada por la madre de Blas Foto Lescano Laura
La querella está encabezada por la madre de Blas. Foto: Lescano Laura

El exsubsecretario de Coordinación y Planificación Estratégica del Ministerio de Seguridad, Lucas Mezzano, dijo este miércoles en el juicio por el crimen de Blas Correas (17), asesinado de un balazo en un control policial en Córdoba en agosto de 2020, que “nunca” leyó ni se interiorizó ese hecho y que lo único que desde esa cartera se pretendía era que el caso “se resolviera lo más rápido posible”.

Mezzano, quien cumplía esa función cuando ocurrió el crimen del adolescente y que hoy se desempeña en el Tribunal de Conducta Policial, afirmó que no tenía competencia ni intervención sobre esos casos, al sostener que su función tenía que ver con “políticas de seguridad ciudadana vinculada a lo territorial con las organizaciones sociales”.

“Nunca me interioricé sobre lo que le ocurrió. No leí la causa, no vi videos de las cámaras ni escuché los audios” de las radiofrecuencias policiales, respondió el exfuncionario al ser consultado por el fiscal Marcelo Hidalgo y el querellante Alejandro Pérez Moreno sobre qué sabía de lo que le había ocurrido a Blas.

Foto Lescano Laura
Foto: Lescano Laura

En ese sentido, dijo que se enteró a las 8.30 del 6 agosto de 2020, más de ocho horas después del crimen, que “la policía había matado a un chico en un auto que había evadido un control”, porque se lo había comentado el entonces ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera cuando fue a la oficina de esa cartera, y que después tomó conocimiento del “plantado” de un arma.

Mezzano también negó que, junto al exministro, hayan sido parte un “complot político, judicial y policial” en contra de quien fuera el subdirector general de Seguridad Zona Sur de la ciudad de Córdoba, comisario retirado Gonzalo Cumplido.

Cumplido, cuando había declarado como testigo el 26 de octubre había afirmado que tanto Mosquera como Mezzano “evadieron todas sus responsabilidades” con el hecho, y que cuando ocurrió el asesinato le ordenaron oficiar como “vocero” del caso ante la prensa para perjudicarlo, y que le habían ofrecido un cargo en el Ministerio de Seguridad que nunca cumplieron.

Foto Lescano Laura
Foto: Lescano Laura

El tribunal técnico de la Cámara 8va. del Crimen admitió este miércoles el pedido de la Fiscalía para que se realice un “careo” entre Mezzano y Cumplido para tratar de aclarar varias contradicciones en las exposiciones de ambos, trámite procesal que aún no tiene fecha.

Los jueces, junto a los miembros del jurado popular, también receptaron el testimonio de exdirector general de Seguridad Capital, comisario mayor Gustavo Piva, a quien habían pasado a retiro obligatorio el día después del asesinato del adolescente.

Piva relató que era alrededor de la una de la madrugada cuando estaba en su casa y lo llamó el comisario Jorge Galleguillo para informarle que habían interceptado un automóvil, en la esquina de Chacabuco y Corrientes de la capital local, y que en su interior se encontraba “una persona desvanecida o herida”.

Foto Lescano Laura
Foto: Lescano Laura

En la madrugada de ese mismo jueves me entero por la prensa que habían plantado un arma trucha; que no correspondía al procedimiento”, y que luego le da las directivas para que recaben toda la información de lo ocurrido y se preserven las pruebas del escenario.

Concluido el testimonio de Piva se pasó a cuarto intermedio hasta este jueves a las 9 con la presencia como testigo del ex ministro Mosquera.

Los hechos

En este juicio se debate el hecho ocurrido la madrugada del 6 de agosto del 2020, cuando Blas y cuatros amigos adolescentes circulaban en un automóvil por el barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa.

En ese trayecto evadieron un control policial porque el conductor se asustó al ver que uno de los policías había desenfundado un arma, seguidamente dos efectivos dispararon contra el rodado y uno de los proyectiles impactó en la espalda de Blas, quien murió.

Foto Lescano Laura
Foto: Lescano Laura

Por el homicidio se encuentran acusados el cabo primero Gómez (37) que, según la fiscalía, efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, una de las balas impactó en Blas, y el cabo primero Javier Catriel Alarcón (33), quien disparó en dos oportunidades.

Ambos afrontan cargos como «coautores de homicidio calificado por haber sido cometido en abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos».

Los restantes acusados, todos policías, son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguill o, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica.

Los cargos que enfrentan son de «falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público», ya que se les imputa, entre otras cosas, haber «plantado» un arma para simular un enfrentamiento con los chicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here